Cómo promover la educación ambiental en tu familia

Cómo promover la educación ambiental en tu familia

Enseñar a tus hijos cómo cuidar del medio ambiente es parte crucial de su formación como seres humanos, pues son ellos quienes heredan el futuro del planeta. Para procurar que la Tierra sea limpia y habitable dentro de unos años, además de llevar a cabo acciones conscientes, es deber de los adultos educar a los más pequeños en temas ambientales. Con motivo del Día de la Educación Ambiental celebrado este 26 de enero, ¡en este artículo te brindamos las claves para abordar este proceso de enseñanza en tu hogar!

Inculcar el respeto y el cuidado del planeta desde la infancia es lo ideal para que, cuando tus hijos crezcan, la Tierra sea un mejor hogar para todos. Procura que los más pequeños de tu familia interioricen estas ideas, ¡y recuerda implementar acciones verdes para que seas ejemplo para ellos!

Los primeros años: exploración del mundo

Durante esta etapa del crecimiento, los niños se comienzan a volver conscientes, poco a poco, de todo lo que les rodea. Es importante que los guíes por el camino de la apreciación de la naturaleza, por ejemplo, llevándolos de paseo por el parque. Deja que jueguen con las hojas, las semillas, las ramas, el pasto; permite que recolecten flores caídas y las lleven a casa para hacer manualidades. Otra actividad puede ser enseñarles a plantar una semilla y procurar que observen cómo crece; esto puedes hacerlo en el jardín de tu hogar, en un parque o incluso en un lugar cerrado (sembrando un fríjol o lenteja en un vaso con algodón).

Algo más que puedes hacer es llevarlos a visitar jardines botánicos o reservas ecológicas, preguntarles acerca de los animales, etc. En cuanto a evitar la contaminación, puedes enseñarles a que apaguen las luces de las habitaciones cuando salgan y a lavarse los dientes con un vaso de agua.

Primaria: la introducción al conocimiento

En los primeros años que pasan en el colegio, tus hijos empiezan a entender más el mundo, aprenden a leer y a escribir y pueden conocer infinidad de información relevante para su crecimiento como personas. A esta edad están en contacto casi permanente con el estudio de las ciencias naturales y conocen acerca de los animales y plantas; es importante entonces que procures que estos conocimientos no se queden en los libros. ¡Esta es la oportunidad perfecta para enseñarles mediante experiencias! Puedes, por ejemplo, llevarlos a acampar o a visitar museos.

Otro tema atractivo para los pequeños en esta etapa es el de los desastres naturales. Puedes usar su curiosidad como excusa para explicarles las razones por las que estos ocurren, los peligros que conllevan, las acciones que deben tomar para protegerse y las causas de problemas como el cambio climático y la contaminación.

En tu casa o apartamento puedes educarlos en labores como separar y sacar la basura, enseñarles de dónde vienen los alimentos o pedirles que recolecten agua de lluvia en baldes para que jueguen o descarguen el inodoro.

La pre-adolescencia y el pensamiento crítico

En esta etapa del crecimiento tus hijos comienzan a ser más independientes. Aprenden en el colegio acerca del método científico, razonamiento lógico, investigación, experimentación, etc. Puedes ayudarlos a practicar estos conocimientos teóricos para que entiendan los impactos de sus acciones y estilo de vida en el medio ambiente, donde las necesidades son ilimitadas y los recursos limitados.

Promueve su gusto por deportes al aire libre u otras actividades por fuera del colegio, e invítalos a hacer manualidades con material reciclado como envolturas de regalos o elementos para el jardín.

La adolescencia, el último empujón

Los adolescentes ya tienen toda la energía y entusiasmo para despegar en el camino correcto, lo único que necesitan es un poco de ayuda de tu parte. Insiste en sus papeles como agentes de cambio en el planeta, hazlos conscientes de que tienen el poder para transformar aquellas cosas que ahora no están funcionando.

Cuando entienden las causas y consecuencias de los problemas ambientales, es el momento perfecto para impulsarlos a creer en sus propios proyectos.

Cuéntanos, ¿qué otros consejos o experiencias puedes compartir con padres o futuros padres para educar a sus familias en el cuidado del medio ambiente? ¡Escríbenos a nuestro Facebook o Instagram! Comenta o publica con el hashtag #ImPactoVERDE.


Fuente:  http://bit.ly/35JY5Gq