Claves para aplicar la regla de las Tres R en tu hogar

Claves para aplicar la regla de las Tres R en tu hogar

Tu familia es la primera instancia en la que debes comenzar a aprender, enseñar y poner en práctica las decisiones conscientes con el cuidado del medio ambiente. Para poner tu granito de arena a la conservación del planeta desde tu hogar existen diversas acciones ecológicas. A continuación te hablaremos de una de ellas: aplicar la regla de las Tres R. Si tienes hijos, ¡este artículo es especialmente recomendado para ti! Educa a tu familia y aporta al cuidado de la Tierra que las nuevas generaciones heredarán.

¿En qué consiste la regla de las Tres R?

Se le conoce como regla de las Tres R a aquella metodología que te permite aprovechar ciertos materiales en tu hogar para crear objetos nuevos o aportar al ambiente evitando tirar los elementos que ya no uses. Cada R tiene un significado y propósito específico:

  1. Reciclar

Una corresponde a la acción de reciclar. Muchos de los objetos que tenemos en el hogar, en el colegio o en la oficina están hechos a partir de materiales reciclables como plástico, papel, aluminio, madera y vidrio. Si no puedes usarlos para otra cosa, una vez decides deshacerte de ellos el siguiente paso a tomar es hacer que lleguen a las empresas encargadas de recolección de material reciclado.

Esta acción es muy importante porque existen materiales que no son biodegradables, su descomposición tarda muchos años y generan un exceso de contaminación. Teniendo en cuenta las consecuencias ambientales, las empresas especializadas utilizan procesos industriales para darle a estos materiales una nueva forma y uso.

Para sumarte a la tendencia del reciclaje y enseñarle a tus hijos a proteger su entorno, edúcalos en acciones tan sencillas como:

  • No tirar botellas plásticas. Puedes convertirlas en macetas para las plantas de tu hogar, en un huerto vertical, adornos, etc.

  • Usar bolsas reutilizables. Si bien muchas empresas venden este tipo de bolsas, también puedes animarte a crear las tuyas. ¡Incluso puedes reciclar ropa que no usas para este propósito!

  • Guardar los frascos vacíos. Sean del material que sean, estos pueden ser útiles para guardar objetos pequeños y conservar el orden en tu hogar.

  1. Reducir

Otra R corresponde a reducir. Seguramente ya eres consciente de que una de las principales formas de disminuir la contaminación desde tu hogar es evitando la producción de basuras, pero la reducción juega un papel importante también. Reducir se refiere a consumir lo menos posible de esos productos que se convierten rápidamente en basura porque tienen un uso único, y utilizar solo lo necesario.

Considera también que los aparatos electrónicos conectados que no están en uso generan también un gasto de energía, lo que se conoce como consumo fantasma. Si tus hijos son lo suficientemente grandes, enséñales a desconectar los electrodomésticos que no estén usando y así podrás ahorrar en tu factura al tiempo que evitas la contaminación.

  1. Reutilizar

La otra R corresponde a reutilizar. Esta es una opción ideal para no contaminar, pues se trata de aprovechar el fin de la vida útil de los materiales para transformarlos con creatividad y darles un nuevo uso. Los empaques de plástico y los de vidrio, por ejemplo, pueden ser transformados en contenedores de alimentos para la cocina o incluso ser utilizados para guardar juguetes. Puedes también crear nuevas libretas o cuadernos reutilizando las hojas que quedaron limpias de los viejos cuadernos de tus hijos: llévalas a argollar o guárdalas en una carpeta. 

Reutilizar es aprovechar al máximo la vida y propiedades de los materiales que ya no sirven su propósito original. Además, sirve para cubrir necesidades familiares en tu hogar.

Una regla para todos

Como has podido ver, la regla de las Tres R es una metodología transversal. Si reciclas, puedes reutilizar; si reutilizas, puedes reducir; si reduces, generarás un impacto importante sobre el medio ambiente y abrirás el camino seguro para que tus hijos y nietos puedan disfrutar de un planeta limpio.

¿Qué esperas para familiarizar a los miembros de tu hogar con la regla de las Tres R? Interiorizar este tipo de aprendizaje es perfecto para, a mediano y largo plazo, poder gozar tanto de una reducción en los gastos de tu casa o apartamento como de un mejor planeta. ¡Compártenos tus experiencias en Facebook o Instagram! Comenta o publica con el hashtag #ImPactoVERDE.


Fuentes:  http://bit.ly/2rdHWu1 /  http://bit.ly/2S8IlsN